27 may. 2009

LA DAMA DE SHALOTT

el poema de Lord Tennyson ....


I
A ambos lados del rio se despliegan
sembrados de cebada y de centeno
que visten la meseta y el cielo tocan;
y corre junto al campo la calzada
que va hasta Camelot la de las torres;
y va la gente en idas y venidas,
donde los lirios crecen contemplando,
en torno de la isla de allí abajo,
la isla de Shalott.
El sauce palidece, tiembla el álamo,
cae en sombras la brisa, y se estremece
en esa ola que corre sin cesar
a orillas de la isla por el rio
que fluye descendiendo a Camelot.
Cuatro muros y cuatro torres grises
dominan un lugar lleno de flores,
y en la isla silenciosa vive oculta
la Dama de Shalott.
Junto al margen velado por los sauces
deslízanse tiradas las gabarras
por morosos caballos. Sin saludos,
pasa como volando la falúa.
con su vela de seda a Camelot:
mas, ¿quién la ha visto hacer un ademán
o la ha visto asomada a la ventana?
¿O es que es conocida en todo el reino,
La Dama de Shalott?
Sólo al amanecer, los segadores
que siegan las espigas de cebada
escuchan la canción que trae el eco
del río que serpea, transparente,
y que va a Camelot la de las torres.
Y con la luna, el segador cansado,
que apila las gavillas en la tierra,
susurra al escucharla: "Ésa es el hada,
La Dama de Shalott".
II
Allí está ella, que teje noche y día
una mágica tela de colores.
Ha escuchado un susurro que le anuncia
que alguna horrible maldición le aguarda
si mira en dirección a Camelot.
No sabe qué será el encantamiento,
y así sigue tejiendo sin parar,
y ya sólo de eso se preocupa
la Dama de Shalott.
Y moviéndose en un límpido espejo
que está delante de ella todo el año,
se aparecen del mundo de las tinieblas.
Allí ve la cercana carretera
que abajo serpea hasta camelot:
allí gira del río el remolino,
y allí los más cerriles aldeanos
y las capas encarnadas de las mozas
Pasan junto a Shalott.
A veces, un tropel de damiselas,
un abad tendido en almohadones,
un zagal con el pelo ensortijado,
o un paje con vestido carmesí
van hacia Camelot la de las torres.
Y alguna vez, en el azul espejo,
cabalgan dos a dos los caballeros:
no tiene caballero que la sirva
la Dama de Shalott.
Pero aún ella goza cuando teje
las mágicas visiones del espejo:
a menudo en las noches silenciosas
un funeral con velas y penachos
con su música iba a Camelot;
o cuando estaba la luna en el cielo
venian dos amantes ya casados.
"harta estoy de tinieblas", se decía
la Dama de Shalott.
III
A un tiro de flecha de su alero
cabalgaba él en medio de las mieses:
venía el sol brillando entre las hojas,
llameando en las broncíneas grebas
del audaz y valiente Lanzarote.
Un cruzado por siempre de rodillas
ante una dama fulgía en su escudo
por los remotos campos amarillos
cercanos a Shalott.
Lucía libre la enjoyada brida
como un ramal de estrellas que se vé
prendido de la áurea galaxia.
Sonaban los alegres cascabeles
mientras él cabalgaba a Camelot:
y de su heráldica trena colgaba
un potente clarín todo de plata;
tintineaba, al trote, su armadura
muy cerca de Shalott.
Bajo el azul del cielo despejado
su silla tan lujosa refulgía
el yelmo y la alta pluma sobre el yelmo
como una sola llama ardían juntos
mientras él cabalgaba a Camelot.
Tal sucede en la noche purpúrea
bajo constelaciones luminosas,
un barbado meteoro se aproxima
a la quieta Shalott.
Su clara frente al sol resplandecía,
montado en su corcel de hermosos cascos;
pendían de debajo de su yelmo
sus bucles que eran negros cual tizones
mientras él cabalgaba a Camelot.
Al pasar por la orilla y junto al rio
brillaba en el espejo de cristal.
"tiroliro", por la margen del rio
cantaba Lanzarote.
Ella dejó el paño, dejó el telar,
a través de la estancia dio tres pasos,
vio que su lirio de agua florecía,
contempló el yelmo y contempló la pluma,
dirigió su mirada a Camelot.
Salió volando el hilo por los aires,
de lado a lado se quebró el espejo.
"Es ésta ya la maldición", gritó
la Dama de Shalott.
IV
Al soplo huracanado del levante,
los bosques sin color languidecían;
las aguas lamentábanse en la orilla;
con un cielo plomizo y bajo, estaba
lloviendo en Camelot la de las torres.
Ella descendió y encontró una barca
bajo un sauce flotando entre las aguas,
y en torno de la proa dejó escrito
La Dama de Shalott.
Y a través de la niebla, río abajo,
cual temerario vidente en un trance
que ve todos sus propios infortunios,
vidriada la expresión de su semblante,
dirigió su mirada a Camelot.
Y luego, a la caída de la tarde,
retiró la cadena y se tendió;
muy lejos la arrastró el ancho caudal,
la Dama de Shalott.
Echada, toda de un níveo blanco
que flotaba a los lados libremente
-leves hojas cayendo sobre ella-,
a través de los ruidos de la noche
fue deslizándose hasta Camelot.
Y en tanto que la barca serpeaba
entre cerros de sauces y sembrados,
cantar la oyeron su canción postrera,
la Dama de Shalott.
Oyeron un himno doliente y sacro
cantado en alto, cantado quedamente,
hasta que se heló su sangre despacio
y sus ojos se nublaron del todo
vueltos a Camelot la de las torres.
Cuando llegaba ya con la corriente
a la primera casa junto al agua,
cantando su canción, ella murió,
la Dama de Shalott.
Por debajo de torres y balcones,
junto a muros de calles y jardines,
su forma resplandeciente flotaba,
su mortal palidez entre las casas,
ya silenciosamente en Camelot.
Viniendo de los muelles se acercaron
caballero y burgués, señor y dama,
y su nombre leyeron en la proa,
la Dama de Shalott.
¿Quién es ésta?¿Y qué es lo que hace aquí?
Y en el cercano palacio encendido
se extinguió la alegría cortesana,
y llenos de temor se santiguaron
en Camelot los caballeros todos.
Pero quedó pensativo Lanzarote;
luego dijo: "tiene un hermoso rostro;
que Dios se apiade de ella, en su clemencia,
la Dama de Shalott".

26 may. 2009

Batman contra el Lazo de la Verdad





Latidos acelerados El detector de mentiras y la Mujer Maravilla tienen en común sus extraños creadores


Enrique Margery Bertoglia | enrique.margery@gmail.com
Imagine una pareja de psicólogos en la cama, a punto de dormirse. De pronto, ella dice que su presión sanguínea “parece elevarse” cuando está enojada o excitada; él guarda silencio por un instante, luego pone cara de ¡eureka!, salta de la cama y… corre a inventar el detector de mentiras. Por inverosímil que parezca, esta es una historia de la vida real.

William Moulton Marston (1893-1947) fue un psicólogo norteamericano. Educado en la Universidad de Harvard, obtuvo su titulación en 1915 y un doctorado en psicología en 1921.

Elizabeth Holloway (1893-1993) nació en la isla de Man (Reino Unido) y fue criada en Boston, Massachussetts, EE. UU. En una época en la que pocas mujeres alcanzaban un grado universitario, Holloway obtuvo tres. Titulada en psicología por el Mount Holyoke College en 1915, intentó estudiar leyes en Harvard (donde ya era alumno William, su prometido), pero pronto descubrió que la facultad sólo admitía hombres.

Entonces partió a la Universidad de Boston, donde se graduó en leyes. William y Elizabeth se casaron en 1918 y se unieron al Departamento de Psicología de Harvard. Dado que el programa doctoral estaba reservado a los varones, Elizabeth cursó su maestría en el vecino Radcliffe College.

Bajo presión. Elizabeth colaboró con William en su estudio sobre la correlación entre la presión sanguínea y la mentira. Este trabajo sería la base para que William crease la prueba de presión sistólica, un test empleado para detectar el engaño, precursor del moderno polígrafo (detector de mentiras).

En 1928, William Marston publica el libro Emotions of Normal People, en el que elabora la teoría DISC, un modelo de “unidades elementales de conducta humana” basado en cuatro dimensiones:

Dominación: asociada con el control y el poder. Describe un continuum que va desde individuos cautos, conservadores y pacíficos hasta individuos determinados, ambiciosos y pioneros.

Influencia: relacionada con el manejo de situaciones sociales. Aquí tendremos individuos con “alta I” (entusiastas, carismáticos y persuasivos) mientras que aquellos con “baja I” tenderán a ser reflexivos, escépticos y tímidos.

Sumisión: asociada con la paciencia y la persistencia, los individuos fuertes de este apartado son pacientes, serenos y predecibles; los de “baja S” tienden a ser impacientes, inquietos e impulsivos.

Cumplimiento: asociado con el sentido de estructura y organización, las personas con “alta C” tienden a ser cuidadosas, sistemáticas y precisas; aquellas con “baja C” suelen ser desafiantes de las reglas, descuidadas con los detalles e indisciplinadas.

En 1930, John Geier toma la teoría de Marston para construir la prueba de personalidad DISC, una de las más confiables y ampliamente utilizada en nuestros días.

La Mujer Maravilla. En octubre de 1940, en una entrevista conducida por Olivia Byrne (una de sus estudiantes), Marston comenta sobre su afición a las historietas de acción y subraya el gran potencial educativo que tienen. En aquel entonces, el mundo de los superhéroes era dominado por cuatro personajes masculinos: Superman y los recién llegados Batman, Flash y Linterna Verde.

Angustiado por el estallido de la Segunda Guerra Mundial, Marston comenzó a pensar en un nuevo tipo de superhéroe: uno que no intentase imponerse con la fuerza de sus puños o rayos caloríficos, sino que, mediante la fuerza del amor, promoviera una revolución psíquica global. “Bien, pero haz que tu superhéroe sea una mujer”, le dijo Elizabeth. Bajo el seudónimo de Charles Moulton, Marston ideó el personaje de “Suprema, la Mujer Maravilla”, que pronto sería recortado al nombre que hoy conocemos.

Para cuando el nuevo personaje llega a los puestos de revista norteamericanos en 1942, la estudiante Olivia Byrne ya vive con los esposos Marston en una relación polígama y multiamorosa; William ten-drá dos hijos con Elizabeth (Pete y Olive Ann) y otros dos con Olivia (Byrne y Donn). La “familia extendida” vive en armonía.

Elizabeth y Olivia fueron la inspiración de Marston para la creación de la Mujer Maravilla: de la primera tomó su carácter poco convencional y liberado; de la segun-da, su impresionante contextura atlética y el largo cabello azabache. Hasta los enormes brazaletes de plata que siempre usaba Olivia Byrne fueron adoptados por la Mujer Maravilla, con la ventaja de que estos eran capaces de desviar las balas de los malhechores.

Claro está, todo el trabajo con la prueba de presión sistólica y el detector de mentiras no podía estar ausente en la heroína: a pesar de poseer fuerza y agilidad sobrehumanas, el gran poder de la Mujer Maravilla derivaba de su “Lazo de la Verdad”, un instrumento mágico con el que podía someter a los villanos y obligarlos a decir la verdad.

Ataduras. Con la Mujer Maravilla, Marston recuperó el tema de la dominación-sumisión e introdujo, en la cultura americana, lo que luego sería conocido como bondage (del inglés to bind , maniatar): encordamientos eróticos ejecutados sobre una persona semidesnuda o completamente desnuda.

Aunque suavizadas en los años 50, las primeras historias están llenas de ejemplos de sumisión física: los malhechores son sujetados o atados, y las amigas de la heroína –voluptuosas amazonas– se involucran todo el tiempo en juegos de bondage y lucha.

Marston afirmaba que la noción masculina de la libertad era anárquica y violenta, en oposición a la femenina, basada en el encanto amoroso, que conducía a un estado ideal de sumisión. Así, la sumisión a las mujeres resultaba ser una práctica noble y capaz de salvar al mundo, que solo era gratificante y efectiva bajo un clima fuertemente erótico.

Tras la muerte de William en 1947, Elizabeth y Olivia siguieron viviendo juntas, cuidando de los cuatro hijos.

Poco antes de la muerte de Olivia –a inicios de la década de 1980– observaron el salto el estrellato de Lynda Carter, al interpretar en televisión a una Mujer Maravilla con aires de música disco.

Dos lecciones. William Moulton Marston fue psicólogo, feminista, inventor y autor de tiras cómicas.

Por su parte, Elizabeth Holloway llegó a cumplir los cien años y rompió todos los moldes: fue madre y mujer de carrera –algo controvertido en su tiempo–, sirvió como editora de la Enciclopedia Británica, ocupó un alto cargo en la empresa aseguradora Metropolitan Life y se distinguió como profesora de ética, psicología y leyes.

Los Marston jamás tuvieron que decir que no les importaba “el qué dirán” pues realmente no les importaba. Ambos vivieron vidas productivas, felices y poco habituales, y lo hicieron en sus propios términos. Esta fue la primera lección que nos dejaron.

La segunda lección nace de aquellas raras ocasiones en las que Elizabeth y William hojeaban las historietas de Batman: una y otra vez, a puñetazo limpio, el enmascarado hacía retroceder a los villanos, pero no lograba evitar que siempre volvieran.

Los esposos sonreían condescendientes ante los estériles esfuerzos del hombre-murciélago pues conocían una mejor estrategia: para acabar con los malvados, había que sujetarlos fuertemente con el lazo mágico... y obligarlos a decir la verdad.

tomado de http://www.nacion.com/ancora/2009/marzo/29/ancora1910481.html

25 may. 2009

Philip K. Dick (1928-1982)




Philip. K. Dick nació prematuramente, junto a su hermana gemela Jane, el 2 de marzo 1928, en Chicago. Jane murió trágicamente pocas semanas después. La influencia de la muerte de Jane fue una parte dominante de la vida y obra de Philp K. Dick. El biógrafo Lawrence Sutin escribe; ...El trauma de la muerte de Jane quedó como el suceso central de la vida psíquica de Phil

Dos años más tarde los padres de Dick, Dorothy Grant y Joseph Edgar Dick se mudaron a Berkeley. A esas alturas el matrimonio estaba prácticamente roto y el divorcio llegó en 1932, Dick se quedó con su madre, con la que se trasladó a Washington.

En 1940 volvieron a Berkeley. Fue durante este período cuando Dick comenzó a leer y escribir ciencia ficción. En su adolescencia, publicó regularmente historias cortas en el Club de Autores Jovenes, una columna el Berkeley Gazette. Devoraba todas las revistas de ciencia-ficción que llegaban a sus manos y muy pronto empezó a ser influido por autores como Heinlein y Van Vogt. Durante estos años su salud no fue buena, y sufrió frecuentes ataques de asma y periodos de agorafobia.

Su interés por la ciencia-ficción disminuyó cuando acabó sus estudios secundarios y, a los 18 años, dejó a su madre. Entre tanto, continuó en contacto con la comunidad intelectual de Berkeley mientras trabajaba como dependiente. Durante este periodo sus gustos literarios se hicieron más exquisitos. Berkeley, y más tarde su casa de Marin County, acabaron por llenarse de libros.

Después de vender varios relatos a las más importantes revistas pulp de ciencia-ficción de aquella época, Philp K. Dick tomó en 1951 la decisión de dedicarse al oficio de escritor a tiempo completo. Escribió varias novelas de ciencia-ficción durante la década de los 50, pero con todo, sus intentos por publicar novelas de no ficción fue un rotundo fracaso. Su primer éxito fue la novela LOTERÍA SOLAR, en 1954, iniciando así una muy prolífica carrera como escritor de ciencia-ficción. El punto álgido fue la concesión del premio Hugo por la novela EL HOMBRE EN EL CASTILLO, en 1962.

En 1948 contrajo el que fue el primero, hasta un total de cuatro, de varios matrimonios fallidos. Esta primera tentativa de Dick fue un rotundo fracaso y duró escasamente seis meses. Su segundo matrimonio, con Kleo Apostolides, fue más afortunado. Sin embargo, a raíz de su mudanza a Point Reyes Station a finales de los cincuenta, Dick empieza a relacionar se con su atractiva vecina Anne. Anne, todavía afectada por la reciente muerte de su marido, y al tener distintos turnos de trabajo que Kleo, empezó a pasar mucho tiempo junto a Dick.

A Dick le llevó poco tiempo acabar con el que había sido hasta entonces un feliz matrimonio con Kleo. Su novela CONFESIONS OF A CRAP ARTIST se basa en esta época de su vida. En 1960 nació Laura Archer, la hija de Dick y Anne.

La relación de Dick y Anne se mecía entre el amor y el odio. Los caracteres negativos y destructivos de los personajes femeninos que se pueden encontrar en las novelas de Dick estás basados en Anne. Estos incluyen a la Fay de CONFESIONS OF A CRAP ARTIST, la Priz de PODEMOS CONSTRUÍRLE, Y la Kathy de AGUARDANDO EL AÑO PASADO. Gradualmente, Dick desarrolló una fuerte paranoia hacia Anne, convencido de que ella asesinó a su anterior esposo y que pronto lo haría con él.

A pesar de la paranoia y la animosidad hacia Anne, Dick inicia una de sus más prolíficas y brillantes épocas como escritor. Obras como EL HOMBRE EN EL CASTILLO, TIEMPO DE MARTE, y LOS TRES ESTIGMAS DE PALMER ELDRITCH, fueron escritas durante aquel periodo. Retirado en una cabaña alquilada al sheriff local para alejarse de sus conflictos domésticos, Dick escribió once novelas entre 1963 y 1964. Finalmente, en 1964, Dick y Anne se divorciaron

Establecido en San Francisco en 1964, empezaron sus experimentos con las drogas, en concreto el LSD, iniciado por escritores como Jack Newkon y Ray Nelson. Como otros muchos durante los sesenta, Dick experimentó con muchas drogas, pero lo que más le afectó a todos los niveles fue su adicción a las anfetaminas. Un excelente libro basado en el estilo de vida de los yonkis, es su novela UNA MIRADA A LA OSCURIDAD. La adicción le produjo serios problemas durante los 60, incluyendo el divorció de Nancy Hackett su cuarta esposa. Dick se había casado con ella en 1966. Nancy era diez años menor que él, lo que no impidió que estuvieran profundamente enamorados. La hija de Dick y Nancy Hackett, Isa, nació en 1966.

Los 70 fue un periodo extraño en la vida de Dick. Comenzó cuando Nancy lo dejó, llevándose a Isa con ella. Casi a la vez, su casa sufrió un misterioso asalto del que hizo responsable nada menos que a la CIA. Sin Nancy ni su hijo empezó para Dick una de las peores épocas de su vida. Fuertemente enganchado a las drogas y afectado por la paranoia, cayó en un periodo de sequía creativa que duró varios años. Dick, que siempre fue un prolífico escritor, no volvió a producir nada hasta 1973. Después de una tentativa de suicidio y una corta estancia en un centro de rehabilitación, Dick volvió a reencontrarse a si mismo. Establecido en California junto a sus amigos Tim Powers y K. W. Jeter, volvió a casarse, esta vez con la joven Tessa Busby con la que en 1973 tuvo a su hijo Cristopher.

A mediados de los 70 Dick sufrió varias experiencias religiosas que bastaron para ocuparle intelectual y espiritualmente. Durante varios años Dick se dedicó a elaborar explicaciones e interpretaciones de estas experiencias, actividad que dominó a partir de entonces toda su vida e influyó en sus novelas posteriores.

Philip. K. Dick murió en 1982, de un fallo cardiaco, a la edad de 53 años, dejando un libro inacabado y, sin duda, muchas ideas sin desarrollar. Tampoco llegó a ver el estreno de la primera adaptación de su obra al cine; BLADE RUNNER.

Una de las mayores virtudes de Dick es que produjo ciencia ficción seria y, sobre todo asequible, para el gran público. Fue un escritor consistente y brillante, y de los más originales del género. Curiosamente, es un autor mucho más apreciado en Europa que en los propios Estado Unidos, habiendo países, donde es EL escritor de ciencia-ficción por excelencia, en detrimento de otros ilustres como Asimov, Clarke o Bradbury.

En cualquier caso Dick es un autor controvertido, siendo sorprendente para algunos críticos que éste autor, especializado en la irracionalidad en el seno de una literatura tan básicamente apartada de ella como es la ciencia-ficción, haya tenido un reconocimiento tan profundo. Reconocimiento que por otro lado le ha llegado a título póstumo, puesto que en vida sólo recibió el Hugo por EL HOMBRE EN EL CASTILLO y el John Campbell Memorial por FLUYAN MIS LÁGRIMAS, DIJO EL POLICÍA.


--------------------------------------------------------------------------------

La esquizofrenia de Dick
Es un lugar común el decir que Philip K. Dick era esquizofrénico, entre otras cosas, porque el lo reconoció en UNA MIRADA EN LA OSCURIDAD en particular y en otras muchas ocasiones.

Ciertamente su literatura parece en ocasiones escrita por un paranoico y sus angustiosos entornos, como en UBIK y en FLUYAN MIS LAGRIMAS DIJO EL POLICÍA, parecen visiones esquizoides puras, aunque probablemente tengan mas que ver con el uso de alucinógenos que con la enfermedad mental.

Jugar al diagnóstico a posteriori es fácil y agradecido, dado que el paciente no te contradice abiertamente, pero después de leer toda la obra de Dick, prácticamente la única, que en lo que respecta a la ficción esta íntegramente publicada en España, no veo nada clara esa esquizofrenia.

¿Por qué?, pues muy simple, porque Philip K. Dick era un autor de intensas fantasías espirituales, con un lenguaje que mejoro continuadamente y con una gran creatividad. Un esquizofrénico, pese a la habitual propaganda pseudocientífica es totalmente incapaz de un proceso creativo continuado. Contra lo que se suele creer la esquizofrenia es un freno absoluto para una obra coherente. Se pueden escribir algunos poemas y a veces muy buenos (Panero, p ej.), hallar frases ingeniosas, pero todo lo que sea una construcción completa artística sufre muchísimo con la esquizofrenia y poco a poco se pierde la capacidad de manifestarse de una manera artística.

Eso esta tan probado que hoy en día nadie cree que Van Gogh pudiera haber sido esquizofrénico, el diagnóstico mas en boga hoy en día es el de epilepsia temporal, ¿por qué?, pues porque sus cuadros fueron igual de buenos hasta su muerte y en un esquizofrénico se sufre una gradual desintegración de la percepción de la realidad. Curiosamente el esquizofrénico sufre mucho mas una pérdida de las capacidades artísticas que no de su capacidad para una vida integrada con la sociedad.

Algo curioso es que a Dick le gustaba ser un enfermo mental y no le molestaba el que lo clasificasen como a tal, No hay mas que leerse LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA, Miraguano, no. 25, que recomiendo a todo el mundo para ver el cariño que le tenía a los enfermos mentales, al mismo tiempo que lo estereotipado que era su conocimiento de la enfermedad en si. Es curioso lo entrañable del trazado el retrato del paranoico, enfermo desagradable donde los haya y la manía que demuestra hacia los maníacos, si bien ésta está un poco fundada, dado que si bien son pacientes bastante divertidos pueden jorobar a su familia y a sus amigos, si bien no llegan a ser tan agresivos como los pinta, habitualmente.

También llama la atención el que no se aperciba que el trastorno maníaco es en su mayoría bipolar y que los maníacos oscilan entre depresión y manía.

Es decir que sus conocimientos de Psiquiatría eran bastante misceláneos, aunque le sirvieron para escribir esta pequeña obra maestra que es LOS CLANES DE LA LUNA ALFANA.

Leer a Dick buscando un conocimiento científico o técnico coherente, puede ser desesperante, pero sus escritos son LITERATURA y así lo han sabido ver la mayor parte de los escritores de Sf y algunos que no escriben en esta clave literaria, no obstante para entenderlos mejor, que no para disfrutarlos, sería interesante conocer su estado mental real de la misma manera que sabemos que su misoginia, algunos de los personajes femeninos de Dick, que no son muchos, son realmente odiosos (véase la novela antes citada), se debe EN PARTE a un muy traumático divorcio.

Mi opinión personal es que Dick abusó mucho de las drogas, sobre todo de pastillas de todo tipo y alucinógenos y que tenía un carácter esquizoide, pero personalmente pienso que su diagnóstico, que no hay duda que se lo hicieron de esquizofrenia paranoide no es del todo ajustado a la realidad, esa es al menos mi poco humilde opinión.

PD: no deja de ser curioso que la esquizofrenia paranoide produzca una imposibilidad para la amistad y Dick sea una persona que vivió por y para sus amigos, hasta tal punto que probablemente acortó su vida con el estres constante que para el supuso que tuviese estos, que eran muchos, un acceso constante a su casa.

Bibliografía
Esta relación no es exahustiva, sólo se incluyen novelas y no relatos, artículos o las conferencias publicadas en distintos medios

Aguardando el año pasado, Júcar, Etiqueta futura nº 2, (1988)
Los clanes de la luna alfana, Minotauro, (2003)
Deus irae, Bruguera, Nova nº 12, (1977)
Doctor Bloodmoney o cómo nos apañamos después de la bomba, Acervo, Ciencia ficción nº 34, (1979)
Fluyan mis lágrimas, dijo el policía, Acervo, Ciencia ficción nº 11, (1976)
Gestarescala, Intersea, Azimut, (1975)
El hombre en el castillo, Minotauro, Otros mundos, (1974)
El informe de la minoría, Círculo de lectores, (2002)
La invasión divina, Ultramar , Ciencia ficción nº 96, (1990)
Laberinto de muerte, Plaza & Janés, Mundos Imaginarios nº 3, (1999)
Lotería solar, Minotauro, (2001)
Una mirada a la oscuridad, Acervo, Ciencia ficción nº 38, (1980)
El mundo contra reloj, Edaf, Ciencia ficción nº 25, (1980)
Un mundo de talento, Edhasa, Nebulae, (1967)
Nuestros amigos de Frolik 8, Martínez Roca, Superficción nº 103, (1987)
Ojo en el cielo, Orbis, Biblioteca de ciencia ficción nº 22, (1985)
Un ojo en el cielo, Edasha, Nebulae, (1991)
La penúltima verdad, Martínez Roca, Superficción nº 2, (1976)
Podemos construirle, Martínez Roca, Superficción nº 111, (1988)
Radio libre Albemut, Ultramar, Ciencia ficción nº 93, (1990)
Los simulacros, Martínez Roca, Superficción nº 109, (1964)
Sivainvi, Adiax, Fénix, 26 nº 1981, (79)
¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, Edhasa, Nebulae nº 53, (1981)
Tiempo desarticulado, Edhasa, Clasicos Nebulae, (1988)
Tiempo de Marte, Edhasa, Nebulae nº 24, (1978)
La transmigración de Timothy Archer, Edhasa, Nebulae nº 65, (1984)
Los tres estigmas de Palmer Eldritch, Martínez Roca, Superficción nº 43, (1979)
Ubik, Martínez Roca, Superficción nº 13, (1976)
© Antonio Rodriguez Babiloni

tomado de http://www.ciencia-ficcion.com/autores/dickpk.htm

19 may. 2009

Que clase de sociedad vivimos??

Planteo esta interrogante ya gastada pero aun vigente para el interés de los hombres y mujeres reflexivos (o los que tienen tiempo para practicar las oscuras artes de razonar). Es acaso una sociedad de la imagen?, una manera de comprobarlo es echando una mirada a nuestras gente joven, el eslogan ¿Quién eres? Se vuelve muy popular por estas edades, el deseo de saber quien soy mas allá de nuestro núcleo familiar toma fuerza, pero, ¿como se desenvuelve sanamente en una sociedad que juzga la humanidad de las personas con base a las profesiones que practican?… en ese campo somos muy buenos, si es gerente de una exitosa empresa o abogado con muchos casos ganados, automáticamente ya eres un gran hombre, pero ¿porque? Es fácil llegar a una respuesta. Siempre juzgamos lo que se ve, el ciudadano ideal para la sociedad consumista es el capaz de consumir grandes cantidades de “servicios” o lujos.
La sociedad de consumo es instantánea, lo que importa es consumir y después de hacerlo volver a consumir, por eso la muerte o ideales no son buenos productos de consumo, porque estos elementos no posen la naturaleza instantánea de los productos.
La imagen es el nuevo opio del pueblo, es curioso que ahora no exista las utopías de antaño, que no se hable de cambiar la sociedad, ahora la moda es decir que “hay que cambiar el mundo”, es por el mismo consumismo, no es que no exista mas utopías o que no se pueda cambiar la sociedad, es que la gente prefiere las cosas que brinden placer de forma instantánea, el placer es ya un objeto de consumo, hasta el sexo es visto en forma consumista!! Es más fácil tener sexo con otras personas que crear un lazo amoroso y psicológico con una... Esa es la maldición que tiene la sociedad, el deseo de no crear algo prolongado y duradero, “¿para que?” dirá el consumista alineado “todo en el mundo se usa (hasta las personas) y si estoy aburrido con algo(o alguien) lo boto y consigo otro nuevo”

17 may. 2009

literatura ....

Estaba leyendo una entrevista realizada a J.K Rowling acerca del ultimo libro de la saga de Harry Potter en el cual el famoso mago muere, ella menciona que la figura literaria de Harry Potter es una representación de su persona en la vida real, escribir la salvo y pudo salir de su estado tan oscuro que estaba atravesando.
Casi todos los elementos de la saga tienen algo que ver con la vida personal de la autora, por ejemplo el cumpleaños de Harry es el mismo de ella y también la muerte tiene que ver con ella, “la muerte (adentro de la saga) esta presente como una idea o un pensamiento distante como en la realidad”, dice la autora. Continua con esta misma idea pero a nivel mas personal “la muerte la vemos lejana, como algo que no nos pasara pero cuando muere alguien que amamos reflexionamos… pensamos que la muerte es algo secreto que le ocurre a muy poca gente y pronto cuando alguien cercano muere cae la bomba… eso tiene un evidente paralelismo con mi vida. Si alguien de tu vida cercana muere, como cuando se murió mi madre, se vuelve explicito el hecho que la muerte nos llega a todos”.

Casi todos los escritores representa de laguna manera su vivencias en sus obras, otro ejemplo muy bueno es Kafka, para este escritor la figura paterna era una imagen totalitaria que representaba algún castigo o sumisión (como en el castillo y la metamorfosis). Según el psicoanálisis, las obras pueden ser objeto de estudio psicoanalista.
En todo libro hay un ser humano que nos abre su corazón y nos leja entrar a su refugio creado para escapar de su contexto social. Se dice que hay un libro escrito que nos cambiaria nuestra vidas, pero no es cuestión de encontrarlo es mas bien, estar siempre en la búsqueda de cierto modo la búsqueda no debe parar.

11 may. 2009

Gustav Klimt

Pues a los que no conocen de arte clasico, les presento algunas obras del pintor Gustav Klimt (Baumgarten, Austria 1862-1918), para tratar de dar algun perfil de su personalidad, diremos que era un satiro achaparrado, severo y centrico que amaba a las muchachas del surburbio y por las tardes recurria a una vida erotica mas refinada con las aristocratas liberales que posaban para el … la mayor parte de sus modelos eran sus amantes, su obra mas famosa El beso, el pintor aparece con su amante Emilie Flõge …
Dato curioso: en el anime Elfen Lied (en el opinig y ending) aparecen representadas algunas obras del pintor, entre ellas :



Retrato de Adele Bloch-Bauer I


“Danae”, la diosa griega símbolo de femeneidad.


La satisfacción:


El Beso :

9 may. 2009

Estilos de crianza y gobierno

En la gran bodega de documentos y archivos que hay abajo del asilo me encontre un articulo de Luis Diego Herrera Amighetti publicado en el periodico La Nacion hace ya algunos años, lo transcribo para compartirdos con los pacientes para completar la idea del mi ultima publicacion …

Estilos de crianza y gobierno
• Malos hábitos que, desde el hogar, facilitan la corrupción y la irresponsabilidadLuis Diego Herrera Amighetti

Las instituciones financieras internacionales han documentado que los buenos gobiernos son más probables en aquellos países en donde el respeto a las leyes, la integridad y la rendición de cuentas son prácticas reales. Estas normas de gobierno son, fundamentalmente, normas sociales, es decir, un conjunto de creencias, ancladas en los valores dominantes en la comunidad, que nos informan sobre cuáles conductas son deseables y legítimas y cuya violación produce, por lo menos, desaprobación informal.
Las prácticas de crianza y los estilos parentales son una manifestación privada, familiar, de esos valores y normas sociales. Es mi conjetura que probablemente en América Latina y específicamente en Costa Rica, ciertas prácticas de crianza facilitan la existencia de la corrupción, la falta de transparencia y la irresponsabilidad. ¿Cuáles son esos patrones de crianza? Como ejemplos de estos estilos encuentro los siguientes: el uso de la somatización (recurrir a quejas físicas) para evitar la rendición de cuentas; la sobreprotección como una forma de socavar la autonomía; un estilo de comunicación indirecto como una manifestación de un pensamiento asertivo deficiente; una dicotomía confusa entre ser honesto y ser listo; un estilo parental autoritario e incongruente que propicia razonamientos morales rudimentarios y, finalmente, una conciencia inmadura sobre el futuro, que se asocia a una baja capacidad para postergar las satisfacciones y a una urgencia para buscar la satisfacción inmediata.
El recurso de las quejas. Veamos algunos de estos ejemplos con más detalle. En Costa Rica, los padres, desde que los niños son muy pequeños, les prestan atención inmediata y extraordinaria si tienen una queja física, y casi cualquier dolor de estómago o cabeza es motivo suficiente para no ir a la escuela o no hacer las tareas escolares. Si los padres intentan evitar este patrón pueden ser percibidos, o sentirse ellos mismos, como insensibles ante sus hijos o, de alguna manera, negligentes. En nuestro país, en todos los sectores de la población, es sumamente común que las personas recurran a quejas de tipo físico, malestares vagamente definidos o enfermedades para explicar por qué no se sienten bien en el trabajo, la escuela o la casa. Es una cultura de la somatización que legitima no hacer las tareas, llegar tarde, postergar responsabilidades o no hacerlas del todo y obtener la atención de los demás que también dejan de trabajar para escuchar al quejumbroso.
Mi buen profesor de medicina interna, el Dr. Arguedas Chaverri, una vez me dijo que en Costa Rica la población se dividía en dos grupos: los que están cansados y los que tienen dolor de cabeza. Esto no estaría tan mal si fuera nada más una divertida idiosincrasia. El problema es muy serio si vemos los resultados de la encuesta de Latinobarómetro en que Costa Rica aparece como el país en donde los habitantes con más frecuencia aceptan simular o quejar una enfermedad para no ir a trabajar. En este periódico, el año pasado, se nos informó de que la sobrevivencia de nuestro sistema de seguridad social se ve amenazada por el abuso de incapacidades entre los empleados públicos que es cuatro veces mayor de lo que se estima razonable.
Estilo oblicuo e indirecto. Otro ejemplo es nuestro estilo de comunicación indirecto, oblicuo y perifrástico. La comunicación directa es evitada y se recurre a todo tipo de circunloquios para evitar el compromiso, respuestas definitivas, el malestar del interlocutor o confrontaciones potenciales. Tenemos incluso un repertorio de expresiones para referirnos a este estilo de comunicación: paños tibios, plato de babas, enaguas miadas. Este rasgo es más evidente cuando tratamos asuntos emotivos y conflictivos. A los niños les transmitimos desde muy temprano que hay algo malo en ir al grano, reclamar justicia, o demandar compensación por daños de cualquier tipo. Se nos educa, en forma sutil pero efectiva, en que ser asertivo es mala educación o grosería y que las otras personas se podrían enojar, resentir o responder de manera vengativa o incluso violenta.
Se favorece entonces el conformarse, la agresión por medio de la pasividad y, paradójicamente, las reacciones explosivas. Este patrón lingüístico transmite una ambivalencia o relatividad de las reglas y valores, lo cual lleva a una internalización superficial de las normas de conducta. El estilo de comunicación indirecto está íntimamente relacionado con el temor a ser asertivo. El significado de la palabra misma es poco conocido en nuestro medio: la capacidad para afirmarse a sí mismo de una manera positiva. Esto se relaciona con otra dimensión de nuestra idiosincrasia que es nuestra posición ante la rendición de cuentas. Es interesante observar que tuvimos que acuñar esta frase para lo que en otros idiomas es una sola palabra (accountability en inglés), la cual traducimos como responsabilidad pero, este término, cómodamente, deja fuera el elemento de verificación externa inherente a accountability.
Irrespeto a la ley. Para terminar, un ejemplo más. El apego de la ley es un bien escaso en nuestro medio. Esto también podría estar reforzado por ciertos estilos de crianza. Por ejemplo, a los niños les enseñamos estándares contradictorios de conducta: se supone que deben apegarse a las reglas y leyes, pero, si no lo hacen, los redime en cierta medida si logran burlar los controles y escapar de las consecuencias. Con frecuencia se les transmite la idea de que no ser atrapado es un signo de competencia que neutraliza la obligación moral de respetar las reglas.
No es infrecuente ver a padres comentar con orgullo cómo sus hijos pequeños fueron capaces de robarse una vuelta, mentir astutamente o engañar con éxito, transmitiendo así una confusión entre ser honesto y ser vivo; un mensaje que refuerza que ser astuto es más importante que ser honorable. Como una extensión de este estilo parental, observamos que cuando un adolescente comete un delito y su familia tiene influencia o poder, son casi siempre rescatados y el incidente es trivializado y se habla de este como un rito del desarrollo normal. Es la escuela moral de Tío Conejo en donde al final lo importante es salirse con sus deseos dejando a un lado la integridad personal.
Pienso que el sistema educativo podría integrar un currículo que fomente el desarrollo del carácter, pero esto no se hace con una materia o algunas horas dedicadas a este tema. Todos los temas deben ser abordados desde la perspectiva ética, desarrollando así el razonamiento y la inteligencia moral en las nuevas generaciones. La familia, por su parte, es el ambiente natural para que, por medio de la comunicación y la acción, se fomente el hecho de que los niños y adolescentes vivan de acuerdo con los principios y reglas en las que se creen. En última instancia, esta congruencia entre lo que se cree y lo que se hace es la mejor medida de una vida moral
--------------------------------------------------------------------------------------------

La Nacion (periodico) pag. 30 A, Segmento de opinion. Domingo 23 de mayo, 2004. San José, Costa Rica.

7 may. 2009

Como puedo ser bueno?

Hace algun tiempo me encontré caminando por las calles de san José con mi hermano menor cuando el me pregunto “¿Cómo puedo ser bueno en la sociedad?”, yo ante esa pregunta de respondí “honrando a nuestro padres con nuestro actos”. Yo estaba en lo correcto en ese momento y ahora ya pasados los años sigo creyendo que estoy en lo correcto.

Los padres son la primara referencia del niño ante la sociedad, a través de ellos absolverá las normas del mundo (el complejo de Edipo también tiene su tajada de participación). La figura paterna estará representara en distintas instituciones formadoras de individuos, según mi moral, el individuo actúa bien porque estará obligado (moralmente con sus padres y los que los rodean) a honrar a sus padres que perfectamente pueden ser sustituidos por los hijos, esposa o jefes…

Uno es libre de escoger entre lo bueno o lo malo (lo correcto o lo incorrecto según la cultura en la nos toco vivir), pero debemos recordar a hora de actual que cada individuo es una imagen que otros tomaran como ejemplo (hermanos menores, hijos …), cuando era niño mi madre me decía “haz lo que quieras, no importa que sea lo malo, pero recuerda, quizás tus hijos actuaran igual que tu …”, desde mis adentros, yo sabia que ver pornografía era posible pero estaría cayendo en deshonra y humillaría a mis padres, por eso no frecuentaba esa clases de programas de t.v … en mi cabeza esta la interrogante “puedo ver porno pero, ¿Cómo reaccionaria si supiera que mi hijo menor ve porno? Y es mas, con que moral de reclamaría si yo veía también!!”, la moral de mis padres tuvo efecto, no hice lo incorrecto (según su norma) y siempre trato de hacer el bien para la sociedad, no fue a través de una moral conductivita (acción – efecto) ósea, a través del castigo por lo mal hecho, mas bien fue una moral de pura libertad de escogencia…
Este es ni consejo que trato que dar, elijamos pensando socialmente, pensemos en las generaciones futuras (nuestros hijos), no hagamos lo que no deseamos que nuestros hijos hagan, no es doble moral, es más bien, una moral enfocada socialmente…

Las propuestas electorales para el 2010

En estos meses aumentaran la propaganda política en vías de convencer al electodaro, aquí mi punto de vista de algunos candidatos a ocupar la silla principal en zapote:

*Laura chinchilla: su propuesta es sencilla “voten por mi para seguir con los mismos proyectos que los arias”, la tiene fácil porque ella fue vicepresidenta en esta administración y seria como a retomar un puesto ya familiar….

*Otto Guevara: la misma propuesta de casi ya 10 años de intentos fallidos para llegar a la presidencia pero creo que la intención es tener diputados en la asamblea….

*Rafael “el mariachi” calderón: el regreso de un icono del pusc (se venia venir desde hace muchos meses atrás…), su misión es simple: salvar al pusc…

*Fernando Berrocal: con un romanticismo político, propone la no reforma de las leyes sino, la aplicación correcta de las mismas y entre muchas cosas mas que hace que pase a ser unos de mis caballos…

Mas adelante sigo con los otros partidos políticos y hablare sobre una posible cu adición de partidos minoritarios…

5 may. 2009

Locura.

Para mi la locura es la libertad suprema que los hombres sueñan por alcanzar. Pero la palabra locura tienen diferentes matices en la literatura y en el campo de la medicina, por ejemplo, en el caso de la medicina, la locura puede ser producida por factores orgánicos y psíquicos. En la literatura es vista como el comportamiento completamente diferente al estatus social o alguien que asume nociones de realidad nocivas a intereses o a valores supremos que la sociedad considera sagrados (religión, estado. Política).
Pero en un concepto menos influenciado por estas dos visiones, diremos que es “un problema de integración de la personalidad1”.
Desde hace siglos a los “locos” se le trataban (y tratan) como algo que había debía (debe) segregarlo, los quemaban con las brujas en la edad media o los exiliaban en tenebrosos asilos alejados de la civilización, en definitiva, siempre la mayoría ha buscado separar o eliminar a los no-iguales que amenazan la convivencia de la mayoría, pero eso genera otro problema al paciente, “el enfermo mental carece, en distintos grados de la capacidad de responder a las exigencias que le impone el mundo, no es posible preservar al mismo tiempo la unidad de su persona …por ello, se convierte en desadaptado, y el intento de lograr la adaptación produce graves sufrimientos para el y su entorno2”.
Pero aquí la contradicción, si la norma es establecida por los ejes sociales de poder, porque, si el hombre es un ser libre debe de estar regido por una moral impuesta por otros que no son iguales a el, ya dijimos que la mayoría lo segregara pero, que lo separa a el de la mayoría. Acaso cada uno no vive su propio exilio en el mundo, nadie es aceptado por todos, en cierto modo todos somos o fuimos desadaptados.
Cambiar no es la respuesta, debemos ser nosotros mismos y no tratar de ser aceptados por la mayoría, como lo dirían en un famoso comic “ya veo la virtud de la locura, pues esta país no conoce ninguna ley o atadura. Compadezco a las pobres sombras, encerradas en esa prisión Euclidiana que es la cordura, arkham tenia razón. A veces es la locura lo que nos hace ser lo que somos...”



1- Revista conozca mas, (2007) año 18, # 9, Pág. 95
2- Revista conozca mas op.citp. Pág. 95

3 may. 2009

wellcome!!!


digamos que cada persona posee su propio asilo en su cabeza en donde esconde o guarda sus mas oscuros pensamientos para poder ser aceptado por la mayoria, digamos que este blog es para que las ideas fruyen y se manifiesten y que el asilo no exista solo en nuestras cabezas .. que se materialize! quien se atreve???