12 may. 2013

diario de Gal (II)

¨¨En mi pueblo las desapariciones de personas son muy comunes, quizás se lo debemos a nuestros profundos bosques o a nuestros empinados riscos que se encuentran en los limites del pueblo, no todos mis conciudadanos se atreven a decir lo que realmente pasa (estamos en un pueblo de suicidas), pero para nuestro consuelo o interés turístico podre decir que son suicidas con estilo, que se refugian en el misterio para cometer sus actos, claro, hay otros que se salen de ese patrón y prefieren dejar la mala impresión de que media humanidad vea sus restos mortales descuartizados por el tren o dejar una cabeza con un enorme agujero debido a la escopeta de algún familiar o propia si sus medios económicos son los bastantes buenos … pero en el fondo todas esas existencias no encontraron el anclaje para seguir en este plano existencial, desde los tiempos de los sabios alquimistas es sabido que somos seres duales necesitados de catalizadores para seguir existiendo, pero ya eso se vuelve innecesario para los que realmente se siente disconformes ante la creación y deciden cometer el máximo acto de rebeldía: el suicidio. ¨ pag 10¨