27 dic. 2009

¿Porque la culpa es siempre de los enfermos mentales?


Una mujer se lanza hacia el papa Benedicto, un hombre agrede al primer ministro italiano, un hombre choca su auto intento chocar su auto contra la carroza en donde iban la familia real …
Pasa todo y leemos en los periódicos y en internet “la mujer tiene un historial de ingresos en el hospital psiquiátrico” “el hombre estaba bajo medicación por una severa depresión”, todos deben de tener un mal psicológico o son locos piensan todos los lectores y televidentes alrededor del mundo.
Mi pregunta es, si en los tiempos que Jesús de Nazaret hubiera existido los hospitales psiquiátricos ¿las autoridades lo hubieran aislado por el resto de su vida en una pequeña habitación? O ¿le hubieran medicado pastillas o tratamientos hasta que Jesús se convirtiera en un demacrado muerto en vida?. Es obvio que en los tiempos de Jesús no existía asilos pero los romanos tenían otra forma: la crucifixión.
En la novela CACHAZA publicada por la EUNED (editorial universidad estatal a distancia) del escritor costarricense V.A. Mora Rodríguez hay un fuerte cuestionamiento sobre el diagnostico psiquiátrico, en su prefación leemos: “según esta corriente de pensamiento (la anti psiquiatría), la psiquiatría es una de las formas en que la sociedad se desembaraza veladamente de aquellos individuos que se salen de la norma, entendiendo por “normalidad” una sociedad ideológica. La psiquiatría se convierte así en un aparato mas del que se vale la sociedad para controlar y custodiar su hegemonía. El hospital es, desde este punto de vista, un moridero, un mecanismo de eliminación de indeseables”.
Pensemos un poco, los pobres que se revelan al status quo son unos anormales según la sociedad, pero, ¿en que bando esta el bien? La sociedad es una porquería, pero si uno se revela, tiene puntos distintos ya es presa de serios cuestionamientos, uno se convierte en indeseable.
“paradójicamente, esos “indeseables” son producto de la misma sociedad que los margina: de las desigualdades. Una sociedad que se dice justa y que, sin embargo, no tiene arbitraje para el despliegue de un juego limpio”
Todo acto revolucionario es contagioso, por eso siempre el poder dominante buscara cortarlo de raíz para que no se propague por todo el sistema.
Este blog lo hice pensando en la locura y sus marginaciones, no es que esta de moda ser “un loco anarquista”, eso es un racionamiento vacio producto de este mismo sistema social.
Piénselo, los anormales caminan libremente por nuestras calles todas las mañanas rumbo a sus trabajos de oficina o en una trasnacional de lujo.