15 dic. 2012

por la cuidad


Casi nunca me detengo en las esquinas durante mi travesía urbanística pero cuando el azar hace que mi mirada se cruce con la de una mujer desconocida  que en vez de quitar sus ojos los enfoca con cierta pasión o desconcierto en mi humanidad pues en mi fluye  algo que no puedo explicar pero que sale de mis intestinos hasta llegar a la cúspide de mi garganta... quizás esas miradas fugaces representen lo efímero y misteriosas que puede ser la vidas de algunos  seres humanos…