23 ago. 2009

no hay futuro en nuestro pasado

Hace unos días, salió publicado en la prensa libre un articulo del Dr. Eliseo Valverde Monge llamado “vestir bien y tener buenos modales” (21/08/09) en el cual don Eliseo se expresa de manera muy tradicionalista y conservadora sobre algunos temas que me llamaron la atención quizás por mi condición de joven, expresiones como “hace muchos años, las personas que habitábamos Costa Rica lucíamos limpios … teníamos buenos modales …” o “ esta juventud … tiene una imagen fuera de contexto para los lugares que se encuentran” y quizás la mas prejuiciosa (que son varias pero me limito a referirme a estas tres ) “ no podemos apartarnos entonces que la imagen exterior de una persona habla sobre la misma” .
Como lo dice un famoso narrador internacional “no hay futuro en nuestro pasado”, deberíamos de ver hacia delante, buscar la soluciones en nuestro presente, desechar moldes mentales caducos para poder construir una buena edificación en el futuro, el mirar siempre hacia atrás, lamentarnos por lo que se fue, añorar nuestros logros pasados es mediocre y produce un estancamiento mental en las personas, porque las hacen pasivas y estáticas.
El estancamiento mental viene de la mano con el prejuicio y la comodidad, “por comodidad, englobamos bajo el mismo termino a las gentes mas distintas y por comodidad también le atribuimos crímenes, acciones colectivas, opiniones colectivas” (Maalouf Amin, identidades asesinas), los prejuicios están presentes en cualquier persona, sin importar condición social y se manifiesta cotidiana mente, pero, hay que ser atento para poder dar la voz de alerta para que la podamos cortar de raíz.
Cuando pienso y reflexiono, lo hago de forma “socialista” (para nada me estoy refiriendo a la corriente política), es un concepto personal, por ejemplo, cuando me refiero a “la diversidad y su alto valor al enriquecimiento personal”, lo llevo a todos los ámbitos sociales de mi vida (sea música, literatura, comida, pensamientos) y así me enriquezco mas como persona.
Pero, usted amigo lector seguramente se estará preguntando “¿que tiene que ver esto con la imagen personal de las personas?”, pues déjeme decirle que tiene mucho en común, si dúdanos de alguien por solo su manera de vestir ¿no es esto tan solo la punta del iceberg de un gran prejuicio?, ¿será que somos prejuiciosos tiempo completo y no lo aceptamos? Debemos de ser mas abiertos mentalmente y no juzgar el libro por su cubierta, los malos hábitos de hoy, la mala educación no es algo que se relacione análogamente con los jóvenes porque estas manifestaciones de conducta son simplemente el producto de nuestros errores cometidos por la familia y la sociedad (que al final somos todos los adultos y jóvenes), no hay tiempo de lamentos y lloriqueos, hay mucho por hacer. Maalouf tiene una hermosa frase que deberíamos tener escrita en nuestras agendas o en un papel escrita a mano y de colores llamativos para ponerla en nuestros refrigeradores para que no se nos escape a nuestra vista, la cual encierra, quizás, mi intención a la hora de escribir este articulo y dice “pues, es nuestra mirada las que muchas veces encierran a los demás… y es también nuestra mirada la que puede libelarlos”.