2 ene. 2010

cada vez


Cada vez que reflexiono sobre mi pasado, una pregunta abarca mis pensamientos ¿Cuál migue es mejor? ¿El de ahora o el del pasado? Siento que mi personalidad ha variado mucho desde que estaba en el colegio hasta nuestros días, aparte de proceso obvio de crecimiento y madurez que conlleva el crecimiento, hay cosas que no se pierden, esencias que definen a las personas a pesar del paso de los años.
Yo, cuando era más joven era aun más extrovertido y egocéntrico, era muy aparte de mis compañeros de colegio, y me consideraba de extrema derecha (hasta me leí el mein kalf de Hitler), me gane enemigos de ideología anarquista y unos comentarios de rechazo por parte de un desconocido. En resumen, era muy anti social, un hombre solo y con algún vestigio de vanidad, esa etapa pasó cuando comencé a leer muy diversa literatura, también entre a trabajar en un almacén, el trabajo es como llegar a un nuevo país, te deja lecciones de vida, en fin, después me despedí de una chica que quise con todas mis fuerzas, ella me cambio mucho , aprendí mucho de ella, no se el porque no he olvidado su voz a pesar de todo este tiempo, en esa ocasión aprendí que a veces una sale de las vidas de los demás tan desapercibidamente …
Deje de asistir a los festivales de anime, la razón para ir a ellos era para poder ver a esa chica (esta es la primera vez que lo amito), casi todos los festivales he asistido para poder conocer a personas que asistían a esas actividades, últimamente he tenido tristes recuerdos provenientes de esas actividades, fueron primeras y únicas veces que vi a esas personas.
Conocer a diversas personas te cambia, por eso el hombre es un ser social en todo el sentido de la palabra, quizás extraño el viejo migue porque, en ese periodo de tiempo estaba con ella aun, ¿Qué tonto verdad?, pero así es, aun no he superado la perdida de mi vieja amiga … pero es un recuerdo que me recuerda mi estado presente, ahora estoy bien, tengo por primera vez a auténticos arlequines (parece que mi búsqueda en Heredia fallo, pero en Alajuela si hay arlequines!).
En fin, de nada me arrepiento, nada cambiaria de mi pasado, todas las decisiones (buenas o malas) me han traído hasta este punto de mi existencia el cual no completamente malo, quizás nunca olvide a cada unas de las personas que he querido a pesar de que las arenas del tiempo sigan su flujo continuo…