27 jul. 2011

El tesoro de la osa mel



En una pequeña casa, en lo más profundo del bosque, una luz irrumpe en la oscuridad proveniente de la pequeña lamparita de la osa mel.

Mel era una osita que pasaba sus días alejada de los otros osos y animales del bosque, le gustaba la soledad y la paz que trae el exilio. Con sus viejos viniles mataba las horas durante el día, con sus tejidos y libros pasaba las horas por la noche….

Ella era muy humilde, sus bienes materiales se limitaban casi a una cantidad que perfectamente se podría contar con los dedos de la mano, pero a pesar de eso, mel poseía una gran riqueza: la paz y eso era lo más valioso para ella.

Amigo lector, la paz es lo que más vale en nuestras vidas, cualquier bien material no puede sustituir el placer de pasar nuestra existencia en paz y harmonía….