3 mar. 2011

paisaje nocturno



Me asomo por la pequeña ventanita de mi casa, últimamente el frio de la noche hace que me vuelva melancólico, mi alma se vuelve muy susceptible ante las más pequeñas cosas que sobresalen en la noche, al fondo del panorama se ve la cuidad capital, llena de lucecitas, todo parece un mar de luces pequeñitas, la luna hace que la vista se vuelva más agradable.
¿Dónde estás mi niña? Estarás dormirá?, como seria tu día?, tan solo pudiera estar al pie de tu cama, verte reposar, sentir el aire que expulsas … pero estoy lejos, no sé donde estarás o en cual cama, solo puedo desearte suerte …
Quizás estés caminado por las frías calles iluminadas del centro de san José o en algún bar de san Pedro viendo como los amigos ríen sentados en circulo bajo el hechizo del alcohol y le humo del cigarrillo … Como desearía verte a la distancia, ver cómo te acomodas el pelo, ver tus labios mojados por las bebidas y tus ojos con ese brillo embriagador, pero no estoy ahí, simplemente esto de pie mirando al horizonte nocturno, esperando que amanezca, para correr a desayunar, correr detrás del bus y correr para marcar la entrada a mi trabajo, mientras tanto, vos estarás despertando de esas largas noches que no se si las vivís como yo me las he imagino …