16 may. 2011

Antifaz

Luego del incidente ella fue muy cordial conmigo, fue un gesto muy lindó que ella recordara quien era yo (cosa que pensé imposible influenciado por mi negativismo), pensé que mi rostro se perdería como una gota de agua en un mar de recuerdos y rostros desconocidos…

Ahora si pude verla más detalladamente, sus ojos no eran de color miel como había concluido anteriormente, todo lo contario, eran de un verde vivo y hermoso, al igual que su cabellera rubia y corta. Aprovechamos para desayunar juntos en su cafetería, el olor de pan recién hecho, el café caliente, todos esos olores se propagaron rápidamente por tos mis sentidos creando un ambiente muy acogedor.

Con ella no es difícil entablar conversación, pienso que ella posee ese don de gente que posee unas pocas personas, concluí que eran de las chicas que todo el mundo llega a amar sin más ni menos, poseíamos gustos en común, misma afición por ¨x¨ personajes… ella hacía que recordara un antiguo ideal de mujer que permanecía dormirlo por muchísimo tiempo...

El tiempo paso rápido (muy rápido), ya debía partir, recordé que aun no nos habíamos presentado, decidí sacar a lucir que eso había pasado por mi torpeza natural, de forma bromista decidí hacer mi presentación como si fuera un villano de tiras cómicas el cual ocupaba saber el nombre de su futura secuas, ella se rio mucho, de hecho, verla reír era para mí la mayor dicha y recompensa que podría haber tenido ese día, pronto ella me dijo que se llamaba Alexia y de forma rápida y dijera se dirigió hacia adentro de la cocina como para buscar algo, al los segundos volvió con un antifaz negro entre sus manos, me lo dio diciendo que esto haría que la recordara … en ese momento supe que había ganado más que una secuas …gane una amiga. Nos abrazamos (su cuerpito era suave y frágil), prometimos volvernos a ver.