27 nov. 2010

arlequin frances

Respirar, sentir que la vida entra a mi cuerpo, expulsar todo ese aire caliente como si fuera una maquinaria perfecta que trabaja en armonía con su entorno, sentir cada gota de agua que roza mi cuerpo mientras me lucho, mirarme al espejo, ver que los años pasan y que me dejan graciosas marcas, líneas que poseen una simetría oculta… me pongo mi ropa, lleno el ambiente de mi música favorita para comenzar a ordenar mis papeles y habitación…. Bajar las escaleras hasta llegar a la sala, puedo ver como los rayos de sol quieren entrar por las cortinas cerradas de mi ventanal, con ligera prisa las abro, pego un ligero vistazo hacia el exterior, hace un día bello y soleado, en ese instante pienso en mi arlequín que esta fuera de casa en algún lugar de Europa, “¿estar dormirá?” pienso hacia mis adentros….