30 ene. 2011

Tron, la crítica del asilo




Me decidí ir a ver tron con unos amigos este fin de semana en unas de las más populares salas de cine que hay actualmente, aparte de buen rato que pude pasar con mis amigos, tron posee antecedentes de ser una película de entretenimiento, de súper efectos (no necesariamente por el 3D) y llena de la más vieja pero atrayente fascinación que posee los amantes de la ciencia ficción : interactuar dentro de una computadora, crear mundos perfectos, la ironía es que ese mundo perfecto sea incompatible con nuestro mundo y que el primero planea destruir la imperfección del segundo.
El legado de la primera tron (la de 1982) fue quizás que abrió la caja de pandora e lo que se podría hacer en el cine gracias a la ayuda de las computadoras (auge que también provoco las taquilleras star wars en el 77), en ese verano también (82) salieron clásicos como star treck 2, blade runner y E.T, ¨algunos cineastas…están escatimando el arte de narrar. A menudo, los efectos se están convirtiendo en el fin, tanto como los medios, para hacer cierto tipo de film. Los resultados pueden ir de lo brutalmente deshumanizante a lo meramente aburrido¨, decía la crítica en aquellos tiempos…. La verdad para esa época no fue muy bien recibida como está pasando ahora con esta nueva versión, quizás sea el resultado de la tecnología que nos vuelve planos y nos enfocamos más en impresionar.