1 abr. 2011

Muerte en vida



Te extraño, no puedo soportar tu partida de mi existencia, eras el brillo, Calor y alegría de mi mundo, pero ahora… mi mundo está en tinieblas, las noches frías son infinitas, mi felicidad se ha marchitado igual que el jardín que tanto amabas el cual yo cuidada con esmero, todo ha muerto un poco dentro de mí por tu ausencia… estoy quedando sin vida.
Camino sin rumbo, ya no hay sentido o definición en mis actos, es como si algún mago o demonio haya robado mi alma para aprisionarla en algún lugar dejos de este plano existencial … he muerto en vida, no tengo alegrías ni deseos, mi hogar es ahora mi mausoleo, mi jardín pues es mi cementerio, ojala vuelvas algún día para dejar una rosa roja las cuales yo amaba tanto porque me evocaba tu cabello y delicadeza, quizás ese pequeño gesto haga que, en mi poca humanidad que queda viva sienta paz y efímera felicidad.