30 abr. 2011

origami

En una mañana de mitad de semana de nuevo en las carreras típicas de un día cualquiera tome el mismo bus a la misma hora como era habitual, dirige la mirada al fondo del automotor hasta que note que la misma chica de la semana pasada estaba ocupando parte de mi asiento favorito, al mirarme ambos sonreímos de manera cordial, con una mirada ella me invito a tomar ¨mi asiento¨, no puede evitar mirarla varias veces durante el viaje, note que sus ojos eran aun más bellos de como los recordaba la primera vez … de un color miel (casi igual que su bello cabello) aprecie que en ellos hay una especie de chispa de vida que pienso yo que son el reflejo de su dinámica vida….
Con tan abrumadora imagen se me bloqueo la mente, no sabía que decir o hacer, se me ocurrió comentarle que cuando ella me sonrió en la última vez que nos habíamos visto provoco que mi día cambiara radicalmente, de hecho ese día fue especial, decirle que me había cambiado el humor pero luego pensé que sería inapropiado o inusual, trate de recordar algún hecho importante a nivel global o nacional pero para mi mala suerte en las últimas semanas lo más interesante fue que un camión que trasportaba huevos de gallina se volcara en la autopista provocando un helor a huevo durante días en la carretera , con vistas de una derrota gracias a mi timidez vi con resignación que mi parada esta próxima, decidí aceptar mi derrota pero paso algo inusual, ella se bajo una parada antes de lo acostumbrado, no dijo ni una sola palabra, solo atine a seguirla con la mirada … la vi alejarse por la ventana, con este anti bajó y molesto por mi timidez decidí solicitar mi parada cuando observe que ella había dejado algo en su asiento, era como un origami de un pez, me asombre de que ella lo hiciera de una manera tan rápida sin yo darme cuenta (a pesar de que constantemente mis miradas se enfocaban en ella), no sé si ella lo dejo deliberadamente o fue por descuido pero ya estaba seguro de que la próximamente ya tendría una escusa para hablarle.
El origami permaneció en mi escritorio como si fuera un regalo de alguien muy querido o cercano…. Ese día también fue diferente.
CONTINUARA ....