18 abr. 2011

Semana santa





A los que tenemos la dicha de tener estos días libres la semana santa es una pausa que nos sirve para recargar las baterías, independientemente de las creencias religiosas de sus ciudadanos, a pesar de que la semana santa ya no es vivida como lo hacia nuestros abuelos o padres lo importante de ese periodo vas mas allá de lo religioso (a mi parecer),antes, estos días servían para que los creyentes estuvieran en un continuo estado de meditación, hacer lista de los actos buenos y malos, en sí, era como un diagnostico moral de cada uno de nosotros adornado con las costumbres de la época (de ayunar, ir a las procesiones), cosa que si lo sabemos criticar sacaremos cosas muy importantes, las cuales marcare a continuación.
En pleno 2011, la semana santa es un periodo de agitación ociosa para muchos, cantidades enormes de personas se apresuran hacia las playas, llenan las calles del ruido de los automotores, llenan de alcohol y comida su cuerpo, todo esos elementos crean un caos que muchas veces produce muertes en nuestras calles, no es que yo en lo personal tenga una finalidad hacia lo religioso pero simpatizo con la esencia de la semana santa: la paz, análisis interno y la convivencia familiar. Deberíamos cuestionarnos nuestros actos, analizar nuestra moral en este periodo aunque no seamos creyentes porque eso contribuye con la sanidad mental, analizar las cosas que hemos perdido por lo cambiante que es el mundo, tratar de rescatar lo poco que queda de esa costa rica que pasaba tranquila y reflexiva en las pasadas semanas santas, la esencia sigue ahí, muy débil pero aun podemos rescatarla...
Como reza la frase popular “donde hay paz y orden esta dios” quizás Dios sea esa idea de orden u armonía tan humano y deseado por todos los habitantes de esta planeta independientemente de sus creencias, puede venir bajo el paquete religioso o por otros medios pero, pero estas generaciones están vacías de esos dos importantísimos elementos.