19 oct. 2011

Viajes en la oscuridad


Hoy fue un viaje extraño en el bus, aunque si englobamos todos los hechos del día pues diría que hoy fue un día extraño…
Hoy la neblina cubrio la cuidad dándole un halo de misterio a todas las personas al mi alrededor, el frio y el fuerte viento hacia que los hombres y mujeres se compactaran para no dejar escapar el tan apreciado calor corporal. Subiendo a mi medio de transporte note que la oscuridad reinaba en sus adentros, quizás el chofer por un gesto de pereza o de conciencia ecológica decidió no encender las luces, me fue indiferente porque por fortuna hoy no me invadió las ganas de leer durante el viaje.

Las personas en la oscuridad asemejaban bultos o sombras que apenas podía ver con claridad, una chica llegaron a ver mis ojos mientras riéndose le decia algo al oido a su acompañante. Parecía tan feliz que en alguna parte dentro de mi deseo ser parte de esa felicidad … pero reflexione, aunque mis ratos de felicidad parecieran tan distantes, no podía negar que he sido feliz aunque por raciones pequeñas, la felicidad siempre es fugaz y viene de la mano de los momentos quizás menos esperados, de gente nueva que se te cruza por el camino trae mundos nuevos para tu imaginación, una vez una amiga me dijo que esa manera de utilizar lo que sentía cuando conocía a alguien nuevo podía desviarse a ser un vicio, pero ¿Por qué seria ser un vicio el hecho sacar algo bueno de un hecho que para muchos seria cotidiano y llano?, yo lo veo como virtud… la neblina resucita muchos recuerdos ...

El viaje llega a su fin, el bus esta menos lleno y mi cabeza vuelve a su lugar, hora de volver a mi hogar.